Zurdos

¿Ha observado que la mayoría de los futbolistas que juegan en la posición de volante, el popular Nº 10, generalmente poseen como motricidad dominante el lado izquierdo de su cuerpo? Los “zurdos” dominan el balón con una sutileza digna de un pintor o un tocador de violín. En dicha posición, mientras se traslada con el balón en los pies, realiza mentalmente, una cantidad de cálculos considerable: tiempo, espacio, distancia, distribución de sus compañeros y adversarios, velocidad del viento, dinámica del juego, características del medio ambiente, superficie de juego, tipo de balón, y las posibles consecuencias de la decisión que tome. Finalmente, el último gran calculo: la contracción de los músculos justos que permitan generar la cantidad de energía necesaria (no más ni menos) para cumplir con el objetivo. Todo esto, en milésimas de segundos y en movimiento. Curiosamente quienes más se destacan en dicha posición, tradicionalmente conocido como “volante de creación”, utilizan para tal efecto la pierna izquierda. En la Edad Media se pensaba que quienes usaban el lado izquierdo del cuerpo tenían alguna influencia siniestra. De hecho así se reconoce al lado izquierdo ya que el lado derecho es el diestro. Hoy sabemos que el cerebro trabaja cruzado, es decir, el hemisferio derecho domina, motrizmente, los movimientos del lado izquierdo del cuerpo y viceversa. Ahora, aun cuando ambos hemisferios trabajan conjuntamente, se reconoce que el hemisferio derecho se relaciona con la imaginación y la capacidad de crear. Esto nos sugiere que los zurdos reciben del hemisferio izquierdo una información con mayor cantidad de posibles ejecuciones. La parte triste de esta historia es que la mayoría de las cosas que se enseñan en la escuela estimulan, mayoritariamente el lado izquierdo del cerebro, la memoria. Los estímulos al lado derecho, de la creatividad, son muy escasos, y en este sentido la Educación Física, al desarrollar actividades motoras reproductivas, movimientos copiados, pierde una gran posibilidad de generar en el cerebro una capacidad ilimitada de nuevas y productivas ideas. La gran jugada, aquella que sorprende, que nos emociona, será siempre obra de un cerebro capaz de ver soluciones donde otros sólo ven problemas. Y, muchas veces, son zurdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s