Vigorexia

La Dismorfia Muscular, también conocida como vigorexia es un trastorno descrito por primera vez en 1993 por el doctor Harrison Pope. Es un desorden emocional que se caracteriza por una obsesión enfermiza por ganar masa muscular que afecta principalmente a varones jóvenes, pero que también lo pueden sufrir las mujeres. Los afectados ven su cuerpo poco desarrollado, por lo que acuden asiduamente al gimnasio, se observan frecuentemente al espejo y llevan un control estricto tanto de su peso como del perímetro de sus bíceps y torso. A primera vista podrían ser el orgullo y tranquilidad de millones de padres, pues prefieren el ejercicio físico a otros hábitos. Sin embargo, son personas enfermas de vigorexia. Cuando el constante ejercicio hace el efecto esperado (crecimiento de la masa muscular) quienes sufren de Vigorexia no lo ven así, creen que siguen débiles, por lo que recurren entonces a una alimentación rica en proteínas y carbohidratos, prescinden de las grasas y, en algunos casos, llegan a consumir hormona del crecimiento, esteroides y anabólicos. Es aquí donde es indispensable la presencia de un profesor de Educación Física, quien en su rol de educador tiene la obligación de orientar a los y las jóvenes a preocuparse por su salud física pero sin exagerar en los métodos que deciden usar para tales efectos. Es lo que preocupa de la aplicación de un SIMCE dirigido exclusivamente a medir variables físico-orgánicas. Los resultados negativos de este tipo de test pueden también producir un rechazo a la actividad física o una actitud de desesperación por mejorar las marcas y pasar una gran parte de nuestro tiempo encerrados en gimnasios compitiendo unos con otros para ver quién tiene más músculos. Todo esto tiene relación con la imagen corporal que las personas van desarrollando a lo largo de su crecimiento, y que depende en gran medida de las normas sociales y culturales en las cuales vive el individuo. Por lo tanto es de vital importancia que padres y profesores se informen adecuadamente para, a su vez, orientar de la mejor manera posible a sus hijos y alumnos, disminuyendo los riesgos de salud que pueden causar el exceso de ejercicio físico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s