Gimnasia Rítmica Formativa

Para comprender el surgimiento, desarrollo y evolución de la Gimnasia Rítmica Formativa (GRF), es necesario remontarse a los orígenes de la Carrera de Educación Física en la entonces Universidad de Chile, Sede Osorno, Décima Región de Los Lagos, en el año 1972.

El profesor de Educación Física Jorge Sergio Pérez Gallardo, fundador de dicha Carrera, preocupado por la precaria y mediocre actuación profesional de los profesores de Educación Física en la región de Los Lagos de aquel entonces,  comenzó a estudiar y desarrollar un método de gimnasia que tanto profesores como alumnos de las escuelas pudieran aprender y aplicar con cierta facilidad y que, sobre todo, no significara para los colegios una gran inversión económica en su aplicación.

A partir del año 1976 el Grupo de Gimnasia Rítmica Formativa de la Universidad, integrada sólo por varones, comenzó una gran difusión dentro y fuera de Chile, causando gran impacto en sus presentaciones llevando la GRF a posicionarse como una línea de gimnasia que llamaba la atención por su alegría, creatividad, música y utilización de implementos no tradicionales tales como: toallas, neumáticos, postes de madera, bastones de coligue, bandas elásticas, entre otros.

El profesor Pérez Gallardo había conseguido fusionar la Gimnasia Natural, Gimnasia Construida y algunos elementos de expresión corporal utilizados en el teatro y las danzas. En resumen se trataba de coreografías que al compás de distintos ritmos musicales propios de la época, tanto popular como folklórica, representaban ideas, emociones, mensajes, y distintas formas de utilizar los elementos de la GRF.

Cabe destacar que hasta ese entonces el “físico” de Osorno era el único que se dedicaba a desarrollar esta modalidad gimnástica, discutiéndose en lo académico su falta de fundamentación pedagógica, dada la falta de investigaciones en el campo de la gimnasia escolar en nuestro país.

Las investigaciones se producían en la sala de clase con los propios alumnos del “físico”, en la Cátedra de Gimnasia y en las horas de práctica del Grupo de Gimnasia Rítmica Formativa (varones). Este grupo, formado por alumnos de la universidad, dedicaba parte de su tiempo libre a investigar y crear coreografías basadas en los contenidos de la Gimnasia Natural, Gimnasia Construida y elementos de las Artes tales como, música, expresión corporal, teatro, artes plásticas,  utilizando para ello implementos no tradicionales tales como toallas, bancas suecas, cajas de bebidas, bandas elásticas, sacos, bastones de coligue, neumáticos, entre otros.

Por otro lado, algunos académicos manifestaban su desconfianza frente a esta nueva modalidad que aparecía como fenómeno innovador en la Educación Física. Estos académicos acostumbraban a decir que la GRF no poseía fundamentos pedagógicos ni científicos como para justificar su inclusión en el currículo de formación de profesores, y que, más parecía un ‘circo’ que un modelo pedagógico para el desarrollo de las cualidades motrices, sociales y afectivas del ser humano. Al respecto, era interesante escuchar la respuesta del profesor Pérez Gallardo: “no importa que le llamen circo…  prefiero el circo a lo que existe en las escuelas como Educación Física”.

Más interesante suena hoy el hecho de que en la actualidad el circo, con casi todos sus componentes y características, se está transformando en un elemento de estudio y aplicación pedagógica para el desarrollo de contenidos en la clase de Educación Física. En el caso de Brasil,  la Facultad de Educación Física de la Universidad Estatal de Campinas, UNICAMP, ya posee estudios de pre y posgrado en el área circense.

Y fue precisamente en esta Facultad de Educación Física que el profesor Dr. Jorge Sergio Pérez Gallardo logró desarrollar y crear los fundamentos de esta gimnasia que hoy, 30 años después, se ha consolidado como Línea Gimnástica y que es representada en la actualidad como Gimnasia General, especialmente en Brasil, participando de cinco Gymnastradas Mundiales (Berlín, 1995; Gotemburgo, 1999; Lisboa, 2003, Dürhein, Austria, 2007, Suiza 2011),  junto al Grupo de Gimnasia General (GGU) de la Facultad de Educación Física de la Universidad Estatal de Campinas, San Paulo.

Retornando a los orígenes de la GRF, es de conocimiento público que en los años ‘80 la Universidad de Chile se desprende de sus sedes y muchas de ellas pasan a transformarse en Institutos Profesionales. En enero de 1983, el profesor Pérez Gallardo es invitado a dictar un módulo en un curso de especialización en Educación Física, organizado por la Universidad de Playa Ancha en la Universidad Federico Santa María, para profesores de la región, donde después de ello fue convidado a formar parte del cuerpo docente de la Carrera de Educación Física en Valparaíso, actual UPLA, donde también la GRF tuvo una gran aceptación, tanto al interior de la Universidad como en la comunidad a través de los cursos de capacitación dictados a los profesores de la región.

Posteriormente, en el año 1985, el docente Pérez Gallardo debe abandonar el país para realizar estudios de postgrado en Brasil. Desgraciadamente, motivos profesionales, personales y políticos, hicieron imposible su retorno a Chile, perdiéndose la posibilidad de continuar el desarrollo de la Gimnasia Rítmica Formativa, especialmente en la formación de profesores de Educación Física en nuestro país.

En el año 1984 se funda el Club Ketrahue (Lugar de Siembra), grupo integrado por alumnos de Educación Superior y Enseñanza Media que se dedica a recuperar y dar continuidad a las ideas del profesor Pérez Gallardo. El grupo es dirigido por el profesor de Educación Física Luis Bórquez Calbucura, egresado de la Universidad de Chile, Osorno.

Dicho grupo alcanzó notoriedad internacional, participando de eventos de gimnasia en Argentina y Brasil. Lamentablemente ese grupo también dejó de existir y las posibilidades de continuar la difusión e investigación de la Gimnasia Rítmica Formativa se volvían a perder.

Para quienes tuvimos la suerte de participar de esta modalidad físico-educativa, sabemos que fuimos y somos parte de un conocimiento que nos ayudó grandemente en nuestro quehacer pedagógico en escuelas y liceos, sobre todo en aquellos que no contaban con una infraestructura o medios materiales para desarrollar clases de Educación Física de calidad.

Por tal motivo, hoy, después de muchos años de trayectoria de la GRF y de investigaciones realizadas por el profesor Dr. Jorge Pérez G., creemos necesario retomar y difundir esta modalidad gimnástica en beneficio de todos los profesores y escolares de nuestro país, especialmente para las Escuelas de Educación Física que forman docentes en esta área.

Formación Humana

Todo proceso pedagogico que se desarrolle en el medio escolar debe tener como foco la formación humana, por sobre la capacitación, pues esta formación humana tiene que ver con valores y principios de convivencia humana en una sociocultura determinada. Esto significa que el profesor debe priorizar las comportamientos de colaboración e inclusión, disminuyendo los de exclusión y competición, implicando a sus vez la consideración de la cultura corporal patrimonial del estudiante.

Hablando de Educación Física

Para hablar de Educación Física, primero hay que hablar de Educación.

Para hablar de Educación, primero hay que hablar de sociedad.

Y, si hablamos de sociedad, hay que hablar de cultura.

Y, si hablamos de cultura, hay que hablar de mundo.

Y, si hablamos de mundo, hay que hablar de vida.

Y, si hablamos de vida, hay que hablar de existencia.

Y, si hablamos de existencia, hay que hablar de sentido.

Y, si hablamos de sentido, hay que hablar de significados.

Y, si hablamos de significados, hay que hablar de lenguaje.

Y, si hablamos de lenguaje, hay que hablar de emociones.

Y, si hablamos de emociones, hay que hablar de naturaleza.

Y, si hablamos de naturaleza, hay que hablar de evolución.

Y, si hablamos de evolución nos daremos cuenta que si algo no ha evolucionado, es, precisamente, la Educación Física.

Cambiando el Paradigma de la Educación Física

La Educación Física, a pesar de los cambios que se han producido en educación y pedagogía, especialmente con las investigación provenientes desde la sociología, antropología y neurociencia, continúa, empecinadamente, adscrita a un paradigma tecnico-deportivo, desconociendo el desarrollo sociocultural y socioafectivo e intelectual de niños y niñas en edad escolar.

Equilibrio socioindividual

Consciente de que existe una realidad en la cual muchos que se acercan a la Educación Física lo hacen pensando en su provecho personal, deporte, fitness, preparación física, fisicoculturismo, baile, etc., expresando que no les interesa la pedagogía, tanto porque no les gusta, no hay trabajo en las escuelas y si hay, les pagan poco, debo recordarles a todos aquellos que así piensan que la UNIVERSIDAD no tiene como objeto preparar técnicos (para los cuales están los IFT). Por otro lado, la labor de todo profesor con posgrado en educación es buscar la apertura de las mentes, elevar el espíritu crítico y el pensamiento divergente. No estoy por negar el derecho de todo ser humano de buscar su propio destino, pero mi labor no tiene que ver con eso. Soy un docente que optó por la formación pedagógica por convicción, por principios y valores más allá de mis propias habilidades deportivas. Además, la historia de la humanidad ha demostrado que nadie puede estar seguro de lo que quiere hasta que no ha experimentado otras realidades. Por ello una de mis labores es mostrar a mis estudiantes que hay “algo” más allá del cuerpo, más allá de lo que ven los ojos o de lo que los sentidos pueden captar. La realidad es una creación social y todos los individuos interpretan esa realidad a su conveniencia, por lo cual no es fácil escapar de los mitos y leyendas. Si llegaste a la universidad no fue para repetir la historia o hacer más de lo mismo… para ello habría bastado que te quedes en tu casa o sigas jugando en la plaza de tu barrio. La universidad te exige un compromiso más allá de tu ego. Debemos estar al servicio de una humanidad que no ha tenido las mismas oportunidades que nosotros hemos tenido. Si cierta realidad social me pide que forme personas para el lucro, para la utilidad de la sobrevivencia fría y mecánica, debo decirle que esa formación no es digna de las aulas universitarias, menos si esta se declara pública y del pueblo. Tenemos derecho a hacer lo que más nos gusta o nos realiza como personas, pero así también tengo el deber de atender las necesidades sociales y educativas de otros que no llegaron donde nosotros estamos. Algunas universidades y algunos docentes se han rendido a la demanda de mercado formando profesionales solo para el individualismo, la competición y el espectáculo frío y calculador. Algunos, recién egresados, celebran la compra de su primer auto aunque no tengan casa donde vivir. Entiéndase bien: estudiar en la universidad es mucho más que pasar materias y obtener un título. En general, no es difícil estudiar una carrera, lo francamente difícil es ejercer los saberes y crear nuevo conocimiento a partir del equilibrio simbiótico entre la teoría y la práctica profesional. La esencia de la existencia humana es la modificación de una realidad, esencia misma de la razón de un universo en constante transformación. Vamos a buscar el equilibrio entre aquello que quiero para mí y aquello que los otros necesitan de mí. Los invito a educarse y no solo a instruirse. A buscar más allá de sus posibilidades corporales. La Educación Física puede ser una bella misión social si le das una oportunidad a la pedagogía que en ella vive.