Superar al Maestro

Según Máximo Pacheco (1999), el alumno universitario es aquel que ha aceptado libremente la obligación de trabajar para ser hombre/mujer culto y profesional eficiente. Pero sabemos que presenciamos hoy una crisis de vocaciones. Son pocos los que hacen algo movidos por un llamado interior que los impele a ello, casi todos piensan antes en lo que obtendrán – lucro u honores – como resultado de su propia acción. Y esto es fruto de una errada concepción filosófica: la de creer que el hombre vale por el cargo que ocupa en la sociedad y no por la forma como lo desempeña. Para cumplir con dignidad su elevada misión, el estudiante universitario debe esforzarse, en primer término, por desarrollar sus facultades intelectuales, entregándose por entero al estudio con el fin de adquirir conocimiento, de rectificar y afinar su espíritu, haciéndolo capaz de conocer y asimilar los saberes, y de asegurarse la soberanía sobre sí mismo, por la atención, el método y la practica crítica. Todo esto con el propósito de “superar al maestro”, es decir, en el caso de la pedagogía, volver al colegio a enseñar materias nuevas con metodologías diferentes a las que le fueron aplicadas a él cuando era estudiante de enseñanza básica o media. Pero si algo llama la atención es observar a profesionales de Educación Física casi recién egresados de sus casas superiores de estudio ejecutando el mismo tipo de clases de los años ‘70 u ’80. Entonces me surge la pregunta: ¿a qué fueron a la universidad? ¿A aprender más de lo mismo? ¿Nadie les dijo que algunas cosas ya no se enseñan? ¿Qué el MINEDUC modificó el concepto de “condición física” por “aptitud física” en los años ‘90? ¿Qué la invertida y la voltereta no son obligatorias? Profesionales formados en el siglo XXI desarrollando en las escuelas una pedagogía del siglo XIX. Da para pensar que si estos profesionales no han modificado sus prácticas y sus metodologías pedagógicas, los profesores que los formamos en la universidad tampoco lo hemos hecho, puesto que ellos harán, en gran medida, lo que aprenden en la universidad. Desde ese punto de vista somos todos responsables de esta realidad, la cual al parecer está muy lejos de ser superada.

Anuncios