Sociología del Cuerpo

 

La sociología del cuerpo, según algunos autores, es el estudio de la socialización de la personalidad, que se expresa a través de la corporeidad, en sus dimensiones cognitiva, afectiva, psicomotora y espiritual. Es decir, estudia como interactúa en la sociedad el intelecto, el afecto, y la motricidad. Por otro lado, corporeidad es sentir y vivir el cuerpo en sus connotaciones de saber pensar, saber hacer y saber ser. Esto implica manifestarse integralmente a través de la mente, lo ético y lo práctico. El ser humano, es un ser que se relaciona socialmente con otros por y a través del cuerpo. El lenguaje corporal permite “decir” lo que siento y pienso. Y al relacionarnos con otros podemos “leer” lo que nos dicen esos otros en sus respectivos lenguajes corporales. No existe división posible entre ninguna de las dimensiones que conforman nuestra corporeidad. El cuerpo es portador de una historia y esta historia tiene que ver con lo que ese cuerpo hace. En el caso de los deportes, se puede distinguir entre un cuerpo que practica gimnasia artística y otro que se dedica al rugby. Los nadadores son de espaldas anchas, las bailarinas son estilizadas, delicadas en sus movimientos. Esto es importante porque es en las clases de Educación Física escolar donde debemos observar con atención lo que nos dicen, lo que expresan, los cuerpos de niños y niñas antes de pedirles que ejecuten un ejercicio que no se ha instalado en su corporeidad. El niño o niña que no gusta de movimientos bruscos, típicos de algunos deportes de oposición, debe ser respetado y el profesor obligado a buscar alternativas, porque debe tener presente que la corporeidad de un niño, su sociología corporal, está impregnada de una cultura adquirida en la más tierna infancia. Además de estos aspectos motrices, el lenguaje corporal emocional nos permite observar aquellas actitudes corporales que indican entusiasmo, miedo o aburrimiento. Saber leer estas expresiones, es una obligación pedagógica del profesor, porque al detectar miedo, debe evitar llevar al niño a un estado de frustración que bloquee su deseo de volver a practicar la actividad. Por ello se dice que no tenemos un cuerpo, sino que somos un cuerpo. Respetar las formas y sensibilidades corporales es uno de los principios pedagógicos más importantes de la Educación Física escolar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s