Rope Skipping

 

El Rope Skipping es una actividad física que consiste en saltar la cuerda, utilizando una variedad de saltos, elementos acrobáticos, manejos de la cuerda, variaciones de velocidad, una infinidad de combinaciones de elementos y habilidades, de sincronismo de los saltadores y de estos con la música. Es común la creación de composiciones coreográficas, con o sin acompañamiento musical, valorizando aspectos de creatividad y nivel de habilidad. Una de las características de este deporte es la facilidad de su práctica, pues no hay restricciones en cuanto a edad, sexo, peso de las personas y, además, se puede usar cualquier tipo de cordel y espacio físico, lo que lo vuelve bastante accesible. El saltar la cuerda es una actividad física bastante conocida en el mundo, ya sea en los juegos de niños, en los juegos de la calle o en los ejercicios de preparación física de atletas. Las dos manifestaciones más importantes sucedieron en la década de los 60, con la fundamentación del Rope Skipping, y al comienzo de la década de los 70, con el surgimiento de la modalidad Double Dutch (Cuerda Doble Grande). Gracias a la constatación de beneficios significativos en la salud y bienestar de sus practicantes, se estimuló la difusión del Rope Skipping en entidades de los EE.UU e Inglaterra, en Fundaciones del Corazón, las que asimilaron y apoyaron el concepto de esa práctica deportiva para los pacientes, resultando en la aplicación y divulgación del nuevo deporte, una alianza que perdura hasta hoy día. Algunos de esos beneficios son: la mejoría de la capacidad cardiovascular y respiratoria, el aumento de la circulación, factores estos que disminuyen la incidencia y riesgos de enfermedades cardiovasculares. Este deporte puede ser practicado de dos maneras, individualmente o en grupo. Individualmente, se practica valorizando la velocidad de ejecución, combinación, dificultad y precisión de los saltos. En grupo, fuera de las habilidades ya citadas, se busca enfatizar la coordinación, sincronismo, creatividad y el trabajo colectivo. Los profesores de Educación Física deberían considerar el Rope Skipping como contenido en sus clases, aprovechando las múltiples posibilidades de movimiento que ofrece, contribuyendo especialmente al desarrollo de habilidades socio motrices de inclusión e interacción social.