Pedagogía Sinéctica

 

Sinéctica es un término que William Gordon ideó para identificar un proceso creativo que se aplica más al campo técnico que al de gestión. Y aun cuando esta técnica indica un ejercicio casi exclusivamente intelectual, es interesante observar que la clase de Educación Física sería ideal para estimular la creatividad en niños y niñas. La creatividad es un proceso mental que se expresa en una actividad original y novedosa, generalmente vinculada al campo de las artes, pero también se puede ser creativo en las ciencias, las humanidades o la tecnología. Dada las condiciones actuales en las que las dinámicas socio-culturales ocurren se hace necesario que el sistema escolar apunte a un desarrollo humano que considere la creatividad como uno de sus objetivos más importantes. En la pedagogía sinéctica se trata de volver conocido lo extraño y extraño lo conocido. Volver conocido lo extraño es comprender el problema en tanto problema, con todos sus datos y su pregunta esencial; para ello usamos generalmente las analogías. En el proceso mental el sujeto se imagina cómo sería si él fuera un pájaro, por ejemplo. Esto puede estimularse plenamente en una clase de Educación Física en la cual la imaginación sea el canal fundamental para resolver problemas motores y para ello las actividades que se desarrollen no deben tener demasiadas indicaciones técnicas. En el fondo se trata de decirle a los niños qué hacer pero no cómo hacerlo y, preferentemente, hacerlo en grupos no mayores de cuatro o cinco personas. Los contenidos de la Educación Física son desarrollados buscando estimular la creatividad, las indicaciones no son técnicas sino conceptuales. Otra característica de la sinéctica es juntar lo que antes no lo estaba, hacer relaciones entre objetos y situaciones aparentemente distintos, de tal manera que finalmente el proceso pedagógico nos permita dar soluciones a problemas aparentemente complicados. En la pedagogía sinéctica el educador debe orientar el proceso hacia un resultado en el que cada niño sienta que ha colaborado con una parte de la solución, de tal manera que aprenda la importancia del trabajo en sociedad y cómo el aporte de cada uno de ellos es necesario para el beneficio de otros. Dar tareas individuales puede ser muy efectivo en términos psicomotores, pero aleja a niños y niñas de la posibilidad de desarrollar un proceso social más integrador e inclusivo.