Niño/Objeto, Niño/Sujeto

Si algo se le ha criticado a la Educación Física durante años, es el carácter funcionalista y utilitarista que algunos docentes le dan a los contenidos de la especialidad. Y este funcionalismo es el que trata al niño o niña como un objeto de uso y, muchas veces, de abuso en la enseñanza de técnicas que quizá nunca utilice durante el resto de su vida. Entender el desarrollo de un niño como un objeto que no piensa ni siente, como si no fuese capaz de tomar sus propias decisiones, es simplemente confundir la labor educativa con la función propia de un adiestrador o domador de animales. El niño no es un adulto en miniatura, es un ser con una visión propia del mundo que le rodea, es emoción pura, evalúa el significado de las cosas que aprende por las emociones que le causan. Y cuando estas emociones no causan placer, el niño o niña pierde el interés por aprender más. Un niño objeto es una persona a la que no se le dan posibilidades de moverse o expresarse a su manera. Sufre las constantes indicaciones del ejecutar “correctamente”. El profesor, tal vez sin saber o sin querer, al corregir el hacer muchas veces corrige el ser. El ser es lo más íntimo y único de cada persona. Aquello que distingue un niño de otro. Ser y estar en el mundo como objeto mata el alma y los sueños. Elimina toda esperanza transformadora. Por ello, los profesores de Educación Física deben reflexionar sobre su hacer, porque en ese hacer pueden herir sin querer. El hacer no debe ser más importante que el ser. Ser persona, el arte de ser plenamente humano, es un tesoro que todos debiéramos cuidar. Y para que el niño pase a ser sujeto, debe respetársele en su forma de ser y hacer. Un niño es tratado como sujeto cuando es creador de sus propias expresiones y estimulado a tomar iniciativas, a creer en sí mismo y entender la importancia del otro y lo otro. Para que eso ocurra, la clase no debe estar dirigida al aprendizaje de cosas técnicas, sino a la interacción social y a la creación de nuevas ideas. Las clases repetitivas, poco creativas, faltas de alegría, música o libertad de acción, terminan por apagar los espíritus entusiastas de niños y niñas que deben conformarse con las indicaciones “pedagógicas” que les dan profesores que no han superado su propio ser-objeto.

Un comentario en “Niño/Objeto, Niño/Sujeto

  1. profe muy buena reflexión, los niños son seres libres, y lo más lindo que se puede hacer por ellos es dejar que gocen de esa libertad, ligada a la inocencia que poseen. Para mi los niños son lo más maravilloso del mundo y la idea de hacer clases basadas en el área didáctica es magnífica, debido a que ellos aprenden con más ganas lo que nosotros enseñamos, así como también nosotros aprendemos mucho de ellos. Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s