Motricidad para la paz

“Estimados profesores: Soy sobreviviente de un campo de concentración. Mis ojos vieron lo que nadie debería ver: cámaras de gas construidas por ingenieros FORMADOS; niños envenenados por médicos DIPLOMADOS; recién nacidos muertos por enfermeras PROFESIONALES; mujeres y bebes fusilados y quemados por graduados en COLEGIOS y UNIVERSIDADES. Así, tengo mis dudas al respecto de la Educación. Mi pedido es este: ayuden a sus alumnos a volverse humanos. Sus esfuerzos nunca deberán producir monstruos entrenados. Aprender a leer, escribir y aritmética sólo es importante cuando sirve para hacer nuestros jóvenes más humanos”. (WERNECK, 1997 pág.87). En el libro Motricidad y Educación para la Paz (2006), los autores se preguntan: ¿Qué podemos hacer para cambiar eso? ¿Qué se puede hacer para crear nuevas generaciones que tengan un sentimiento de predominio de la paz sobre la violencia? Muchos de nosotros pensamos que ha llegado el momento de hacer algo para que tengamos un porvenir menos doloroso, que nuestros niños y jóvenes reciban una influencia efectiva de promoción de la paz y del entendimiento que se contraponga a la incitación de la violencia. Los educadores debemos utilizar los medios de la motricidad humana, de la Educación Física, para implementar una educación para la paz. Dicha cultura es alcanzada a través de la práctica de los valores universales como la verdad, la justicia, la tolerancia, la libertad, la solidaridad y la belleza. No hay lugar para los prejuicios ni para los conceptos de “guerra justa” o “todo vale”. Debemos estar conscientes que en la actualidad la vida social está dominada por la competición, por los extremos del consumismo, pobreza, riqueza excesiva y explotación desmedida de los recursos naturales. Todo ello aprendido en una sociedad que no ha sabido o no ha querido poner límites. La ley básica del universo no es la competición que divide y excluye sino la cooperación que suma e incluye. Y una de las formas de conseguir esto en la Educación Física es utilizando todos los contenidos de la cultura corporal y no apenas los de la cultura dominante, donde puedan estar presentes los más nobles sentimientos humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s