Juego Populares

Cuando nos preguntamos qué es el juego, nos encontramos frente a un problema fundamentalmente subjetivo, ya que en el fin último del juego está la sensación de bienestar y de recompensa emocional obtenido en la ejecución de una actividad. No en tanto el juego tiene que contener varios aspectos: Ser agradable y no ridiculizar. Debe ser entretenido, entendido como la pérdida de la noción temporal y a veces la espacial durante el período en que el juego está desarrollándose. Debe ser una representación simbólica e imaginaria de experiencias, diferentes a las del mundo real, puede ser una representación de una realidad, la que es manipulada para satisfacer los deseos de quien juega. Hablamos de juego toda vez que observamos seres humanos u otros animales involucrados en el placer de lo que están haciendo como si su hacer no tuviese ningún propósito externo. Los juegos tradicionales o folclóricos son la base de nuestra experiencia y por medio de ellos podemos apropiarnos de los juegos populares o contemporáneos. Y los juegos populares son necesarios para generar un sentido de pertenencia e identidad cultural. Como los juegos son actividades lúdicas que otorgan placer y agrado en su ejecución, son contenidos fundamentales para el proceso educativo y de aprendizaje. Los juegos que ofrecen mayor potencial educativo son aquellos que corresponden al patrimonio cultural de la familia y del grupo social, siendo interesante resaltar que los juegos están presentes en todas las culturas, mostrando su valor y su contribución en el proceso de desarrollo filogenético y ontogenético de las especies que juegan y se divierten. Más interesante aún es comprobar la existencia de juegos y jugarretas específicas para cada una de las etapas o periodos de desarrollo humano y también de las diferentes connotaciones que pasan a tener las mismas actividades lúdicas en diferentes periodos del ciclo de vida de las personas. Es una pena que estos juegos, en muchos casos, solo aparezcan en septiembre y el resto del año volvamos a actividades físicas estresantes, poco motivadoras y con el único fin de medir físicamente a las personas.