Integrar, no segregar

 

Recordando a quienes leen esta columna que, así como gran parte de la sociedad actual considera al sistema educacional como un sistema en crisis, también la Educación Física manifiesta graves condiciones de funcionamiento y actualización pedagógica. Los niños pobres continúan siendo educados en escuelas pobres, y salvo excepciones, están condenados a una vida de pobreza, porque para arriba, hacia la Educación Superior, la cosa se pone más difícil todavía. Y debido a que la Educación Física forma parte de este gran sistema en crisis, también le es muy difícil escapar de dichas condiciones; el profesor del área que trabaja en escuela pobre, con suerte cuenta con un patio con techo, para por lo menos protegerse de la lluvia. No podemos evaluar la calidad de la Educación Física sin considerar todo el sistema. Pero esta crisis general, hace más valorable el buen desempeño que algunas escuelas o liceos, con el esfuerzo y dedicación de sus profesores logran más allá de lo esperable. Y no se trata sólo de deporte, de competición o de querer ganarle al mundo. Se trata de profesores que han entendido que el proceso educativo no se puede dividir en disciplinas y por tanto han decidido trabajar juntos pensando en el bien común de todos los involucrados. Debemos consensuar que las disciplinas (Letras, Artes, Ciencias, Educación Física, etc.) son un medio para desarrollar en el niño o niña la consciencia existencial que le permita respetarse y respetar a otros en el camino de hacerse humano solidario y colaborativo en la construcción de una sociedad más justa y democrática. Por ello es importante que los profesores se unan en la construcción de un proyecto educativo que considere cómo desde cada una de las disciplinas se apoya dicho proceso y por ello pregunto: ¿cómo, desde la Educación Física, podemos relacionar las otras disciplinas de tal manera que el alumno comprenda la relación que se da entre todas las cosas de la naturaleza? ¿Cómo creamos en el ser humano el valor de la empatía, del compartir, del escuchar, del abrazar a otro en momentos de tristeza? Cada profesional debe buscar la manera de generar en sus estudiantes el sentido y valor de la colaboración y la unidad. Lo que ya no se sostiene, es dedicar ese valioso tiempo en enseñar cosas técnicas que con seguridad, jamás usaremos el resto de nuestra vida y entender que la clase de Educación Física es un espacio-tiempo de vivencias socio-culturales de integración e inclusión y no de segregación.

Anuncios