El concepto Gimnasia, proviene del griego gymnós (desnudo) y hace referencia al hecho de que los griegos, en la Era antigua, realizaban ejercicio físico con el cuerpo desnudo. Por lo tanto, desde la perspectiva original del concepto, gimnasia no es un deporte, sino un medio que utiliza las condiciones naturales del individuo para fortalecer sus capacidades y habilidades físicas. Desde ese punto de vista cualquier actividad que busque el mejoramiento de nuestras capacidades orgánicas puede identificarse como “gimnasia”. Por lo tanto, cuando utilizamos ese concepto en clases de Educación Física debemos tener cuidado a cuál gimnasia nos estamos refiriendo. La Gimnasia Deportiva (Gimnasia Rítmica y Gimnasia Artística), es la que conocemos a través de los Juegos Olímpicos, y en ella están presentes códigos y reglamentos que obligan a los participantes a desarrollar habilidades corporales altamente estructuradas, para lo cual se requieren condiciones físicas y psicológicas especiales. Considerando estas definiciones hay que preguntarse: ¿cuál es la gimnasia que los niños y niñas de una escuela deberían practicar en la clase de Educación Física? ¿Qué condiciones tenemos, materiales y humanas, para ejecutar la gimnasia deportiva? El profesor de Educación Física está llamado a identificar, organizar y proponer, junto a sus alumnos, de qué manera abordar este tema, pero lo que no puede suceder es que el profesional confunda los espacios pedagógicos y las condiciones con las que cuenta para buscar aprendizajes con determinados tipos de gimnasia. Por ejemplo, en los Planes y Programas del MINEDUC (Reforma del ’96) se indica: “Actividades gimnásticas, lúdicas y rítmicas” (NB4); pero no dice qué tipo de gimnasia, por lo tanto no estamos obligados a ninguna en especial y ya no se justifica, pedagógicamente, enseñar las “volteretas” y las “invertidas”. La enseñanza de habilidades deportivas altamente estructuradas, que requieren de condiciones especiales para su aprendizaje y dominio, forman parte de los espacios de práctica (extraescolar) y/o de entrenamiento (clubes de alto rendimiento). En la Gimnasia debemos distinguir tres orientaciones, una destinada al fortalecimiento corporal y dominio de técnicas, llamada Gimnasia Formativa (Gimnasia Natural y Construida), y las otras que se desprenden de ellas, que derivaron en modalidades diferentes y con objetivos diferenciados, son las Gimnasias Deportivas y la Gimnasia Demostrativa. Por ello una de las principales tareas del profesor es identificar cual es la gimnasia que debe desarrollar junto a los niños en la escuela, y, ciertamente, no es la gimnasia deportiva ni mucho menos competitiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s