Espacio, tiempo y materiales

Estos conceptos son tres variables con los cuales debemos contar los profesores de Educación Física si lo que queremos es producir algún efecto en las valencias físico-orgánicas de las personas que practican alguna actividad física, con el objetivo de mejorar el rendimiento de sus capacidades biológicas y habilidades motrices. En cuanto al tiempo, la teoría indica que para mantener cierto grado de efectividad y salud biológica, se necesitan de tres a cuatro sesiones de 45 minutos a la semana, o 20 minutos diarios. Eso para el desarrollo de las capacidades biológicas (fuerza, resistencia, flexibilidad, velocidad, agilidad); ahora para las habilidades motrices (correr, saltar y caer, subir y bajar, lanzar y recibir, cargar y transportar, traccionar y empujar) se necesita de materiales auxiliares al movimiento y desplazamiento para la progresión, es decir, para pasar de una etapa a la otra. El ser humano realiza estas tareas en forma natural y no necesita de un proceso intencionado de aprendizaje (todos los niños aprenderán a caminar con o sin ayuda), pero si lo que se quiere es mejorar estas habilidades para aplicarlas en medios o situaciones específicas, por ejemplo los deportes, entonces es necesario un proceso que implica el uso de materiales relacionados con la habilidad que se quiere mejorar. Es evidente que quien no cuente con estos tiempos, espacios y materiales se la hará mucho más difícil obtener mejoras en tales o cuales rendimientos. Por lo tanto, si lo que se pretende es disminuir el nivel de sedentarismo y la obesidad, se necesita, además de un profesional calificado, los elementos antes mencionados en cantidad y calidad óptima. Dada las circunstancias actuales, tiempos reducidos, espacios no aptos, escases de materiales en muchas escuelas y liceos de nuestro país, veo complicado, por no decir imposible, cumplir con el objetivo que pretende elevar los índices de salud física y orgánica en muchos escolares y adultos. Por otro lado, la variable cantidad de individuos complica aún más el proceso, puesto que no es lo mismo organizar un circuito de trabajo físico con diez personas que con cuarenta. Y se complica mucho más si el profesor de Educación Física no cuenta con el apoyo de TODA la comunidad educativa.

Anuncios