Según el autor Marcos Neira (2006), el currículo de Educación Física es un espacio de poder. Los contenidos corporificados en las vertientes curriculares tradicionales cargan las marcas indelebles de las relaciones sociales en las cuales fueron forjados. La producción de movimientos buscando la fijación de las técnicas deportivas, la promoción de juegos descontextualizados, la organización de las clases a partir de secuencias pedagógicas o la ejecución de ejercicios orientados a mejorar la condición física, reproducen, culturalmente, la estructura de clases de la sociedad capitalista. Mediante sus contenidos y métodos, los currículos tradicionales de la Educación Física funcionan como aparatos ideológicos del Estado Capitalista, transmitiendo las ideologías de los grupos mejor posicionados en la escala económica. Contrariamente, un currículo de Educación Física comprometido con la transformación social buscará desde su planificación comportamientos democráticos para la decisión de los contenidos y actividades de enseñanza. Valorizará experiencias de reflexión crítica de las prácticas sociales de la cultura corporal del universo vivencial de los alumnos y alumnas para, en seguida, profundizarlas y ampliarlas mediante el dialogo con otras voces y otras manifestaciones corporales. Cuando el currículo de Educación Física es comprendido como espacio para análisis, discusión, vivencia, re -significación y ampliación de los saberes relativos a la cultura corporal, son incoherentes acciones didácticas que privilegien la aplicación de patrones. No existe una práctica corporal mejor o peor, de la misma forma como no existen juegos, danzas, deportes o gimnasias que todos deban saber. La Educación Física debe garantizar al educando el acceso a toda la cultura corporal históricamente acumulada por medio de la experimentación de las variadas formas con las cuales ella se presenta en la sociedad y no solamente las hegemónicas y los profesores-educadores estamos llamados a considerar que el acto pedagógico adquiere su carácter educativo cuando lleva a su sus estudiantes a cuestionar estas y otras variables, permitiendo una transformación y superación de la realidad.