Consecuencia

 

Una persona consecuente presenta una conducta coherente con el discurso que profesa en concordancia con los principios y valores de la profesión que practica. Como profesor-educador siento el imperativo ético de referirme a las contingencias que han venido sucediendo en el ámbito de la educación, en razón de un principio básico que nos asiste a todos los educadores y que dice relación con el ser consecuente precisamente con la investidura del título profesional que muchos de nosotros tenemos: Profesor de Estado. Hemos dicho que uno de los aspectos que diferencia la educación de la instrucción es que el educador enfatiza en la formación humana, en la formación de un ciudadano ético y consciente de su papel de servicio social en la cultura que le corresponde vivir. Hemos sido testigo, durante estos últimos días, de una serie de manifestaciones de protesta tanto de estudiantes de secundaria como universitarios, junto a distintos estamentos de la misma sociedad que nos cobija. Dichas protestas precisamente reclaman por una educación pública estatal, más justa y con una mayor humanización del sistema. He manifestado que tanto la educación en general, como la Educación Física en especial, han sido utilizadas como un medio de domesticar a la población, configurando un ser humano acrítico y con escaso sentido de responsabilidad social. Es decir, no hemos educado un ciudadano capaz de declarar sus ideas y defender sus derechos. Más bien hemos formado un ser sumiso y obediente, respetuoso de las reglas y normas impuestas por otros. Esta falta de espíritu crítico es muy común en las clases del tipo expositivo, en las que hay muy poca o casi ninguna participación del estudiante. Frente a la contingencia social, los educadores estamos llamados a orientar las reflexiones y acciones de nuestros estudiantes. Pero también estamos llamados a ser consecuentes con los principios y valores que pregona una pedagogía humanista y de responsabilidad social. De otro modo, el discurso se debilita y nos quedamos tan sólo en el ámbito de la instrucción instrumental del hacer, descuidando la formación del ser en razón de una sociedad más tolerante, justa y democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s