Análisis Histórico Crítico

Historia de la Educación Física es una materia que está presente en casi todos los currículos de formación de profesores del área. Y en la mayoría de los casos la materia incluye alusión a los griegos y a la influencia de pensadores como Pestalozzi, Rousseau, Locke, entre otros. En la era antigua griega lo que se practicaba era “gimnasia”, cuyo significado etimológico indica realizar ejercicios con el cuerpo desnudo. El concepto educación física fue utilizado por primera vez en Inglaterra (1893) por John Locke y en Francia, por J. Ballexserd (1762); Ahora bien, muchos profesionales de la Educación Física estudian esta historia memorizando nombres y fechas, pero son muy pocos los que realizan un análisis histórico-crítico que permita comprender por qué esta disciplina se expresa de la forma que lo hace y por qué se mantiene, en forma y fondo, sin muchos cambios sustanciales. Al respecto es interesante observar lo que plantea el profesor Dr. Jorge Sergio Pérez Gallardo, cuando indica: “Tanto la Educación, como la Educación Física en América Latina, ha sido utilizada como una forma de adiestramiento y de transformación del ciudadano en un ser humano acrítico, obediente, sumiso y preocupado por el lucro individual. A pesar de que algunas corrientes educacionales promueven lo contrario, ellas no tienen el espacio para su desarrollo, dado preferentemente por la gran burocracia de cada país y por existir entre estos burócratas, personas con intereses en mantener, conscientes o inconscientemente, los privilegios obtenidos por medio de elementos coercitivos, como en los periodos de las dictaduras militares. De esta forma, trabajar por una educación libertaria que dé autonomía y libertad con responsabilidad a los alumnos escolares, no es solo un anhelo, mas una necesidad, para poder conseguir un desarrollo que respete las características culturales de cada país. Dentro de esta perspectiva, la Educación Física tiene un lugar privilegiado para la formación de la ciudadanía consiente y responsable, cuando se sustenta en la vivencia y reconocimiento de los códigos simbólicos por los cuales se organizan las diferentes manifestaciones de la cultura corporal del movimiento”.