Acoso Escolar

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento, o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Este fenómeno que últimamente ha dado motivo para la creación de una ley anti-bullying, es un comportamiento que obedece a distintas variables. Según algunos estudios científicos, el comportamiento humano sería la sumatoria de seis aspectos que se interconectan e intervienen simultáneamente: los genes, la anatomía del cerebro, el estado bioquímico del cerebro, la educación que se recibe en la familia, el modo como la sociedad trata al individuo y, los estímulos que se le imponen a la persona. Genéticamente algunas personas son más agresivas. Los profesores, en nuestras salas, no podemos hacer mucho por los aspectos genéticos o estructurales del cerebro, tampoco sabemos si nuestros alumnos presentan estados químicos cerebrales nocivos (salvos casos evidentes de ebriedad). Por su parte la familia es responsable de instaurar en el niño o niña normas y costumbres que muchas veces no son coincidentes entre los compañeros de curso o de colegio. Si en algo podemos intervenir los profesores es en el trato socio-afectivo que le damos a nuestros estudiantes, teniendo claro que la autoridad no se impone por el simple hecho de dar órdenes o de estar al frente de un grupo de personas. Los estímulos que les impongamos a nuestros alumnos determinarán en gran parte su conducta. Por ello se hace necesario generar en cada clase un ambiente afectivo, de acogimiento y aceptación, de respeto. Si un alumno grita o no obedece una indicación, debo recordar que su cerebro no está totalmente desarrollado y que existen, por lo menos, seis aspectos que están influyendo en dicho comportamiento. Debemos distinguir las actividades y ambientes que estimulan la agresión y generan violencia y, generalmente, estas son actividades competitivas. Buscar la colaboración es más aconsejable que competir. Recompensa y castigo son fórmulas que reprimen pero que raramente educan o modifican comportamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s